Nosotros - Da Silva y Ruiz

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros

Sobre Nosotros

Manuel Ruiz

Manuel Ruiz

El arte y la cultura siempre han formado parte de mi personalidad y de mi vida.

 

Cuando era pequeño me encantaba dibujar, incluso llegué a ganar algún concurso infantil. En casa siempre se escuchaba música a todas horas, y mis padres eran muy aficionados a las fotografías de familia, que aún hoy conservamos.

 

Cuando fui haciéndome mayor dejé el dibujo de lado, pero sin perder la pasión por la música y la fotografía. Me podía pasar las horas muertas contemplando fotografías o disfrutando de cualquier género musical, siempre queriendo descubrir cosas nuevas.

 

Más adelante empecé a interesarme también por el cine y a ver películas en versión original, que despertaron en mí la pasión por los idiomas. De momento habló inglés y alemán, y pensando en seguir ampliando la lista.

 

Aunque comencé en la fotografía haciendo fotos de paisajes y producto, con el nacimiento de mi sobrino, descubrí la magia que hay en fotografiar personas.

Todas estas aficiones me han permitido hacer viajes donde he conocido a mucha gente, a la que además he tenido oportunidad de retratar.

 

Tras un tiempo trabajando con Carlos en la fotografía de producto, un día me propuso adentrarnos en la fotografía de boda y pensé que sería una buena idea, porque llegó justo en el momento en que más estaba disfrutando haciendo fotografía de personas, y así nació Da Silva y Ruiz.

Carlos O. Da Silva

Carlos O. Da Silva

Desde pequeño me apasionó el dibujo, los comics, el cine… pero era muy torpe con el lápiz, así que me preguntaba ¿cómo podría cumplir el sueño de conseguir crear imágenes tan impactantes como las que me gustaban sin tener que lidiar con un papel?

 

Siempre he tenido curiosidad por ver cómo funcionaban los aparatos que andaban por casa, pero las cámaras fotográficas tenían cierta magia, así que cada vez que podía jugaba con la cámara de mi padre, pero no solían dejarme jugar mucho con ellas, ya que los carretes costaban revelarlos, así que me dedicaba a usarlas sin carrete.

 

Los años pasaron, me enamoré y  fui de viaje a Roma, le pedí a mi amigo Manuel su cámara réflex para hacer fotos del viaje, me encantó la sensación de fotografiar todo lo que nos rodeaba y al volver me compré una igual.

 

Comenzamos nuestro camino profesional en la fotografía de producto, poco después me casé, y al recibir el álbum y ver las fotos, pude recordar perfectamente las sensaciones vividas el día de mi boda. Tras ver las maravillosas fotos que me hicieron y sentir lo que trasmitían, despertó en mí el interés por la fotografía de boda y las ganas de poder conseguir hacer sentir a otras parejas las mismas sensaciones que yo viví.

 

Así que tras mucho estudio, práctica y dedicación nació este proyecto.

Manuel Ruiz

Manuel Ruiz

El arte y la cultura siempre han formado parte de mi personalidad y de mi vida.

Cuando era pequeño me encantaba dibujar, incluso llegué a ganar algún concurso infantil. En casa siempre se escuchaba música a todas horas, y mis padres eran muy aficionados a las fotografías de familia, que aún hoy conservamos.

Cuando fui haciéndome mayor dejé el dibujo de lado, pero sin perder la pasión por la música y la fotografía. Me podía pasar las horas muertas contemplando fotografías o disfrutando de cualquier género musical, siempre queriendo descubrir cosas nuevas.

Más adelante empecé a interesarme también por el cine y a ver películas en versión original, que despertaron en mí la pasión por los idiomas. De momento habló inglés y alemán, y pensando en seguir ampliando la lista.

Aunque comencé en la fotografía haciendo fotos de paisajes y producto, con el nacimiento de mi sobrino, descubrí la magia que hay en fotografiar personas.

Todas estas aficiones me han permitido hacer viajes donde he conocido a mucha gente, a la que además he tenido oportunidad de retratar.

Tras un tiempo trabajando con Carlos en la fotografía de producto, un día me propuso adentrarnos en la fotografía de boda y pensé que sería una buena idea, porque llegó justo en el momento en que más estaba disfrutando haciendo fotografía de personas, y así nació Da Silva y Ruiz.

Carlos O. Da Silva

Carlos O. Da Silva

Desde pequeño me apasionó el dibujo, los comics, el cine… pero era muy torpe con el lápiz, así que me preguntaba ¿cómo podría cumplir el sueño de conseguir crear imágenes tan impactantes como las que me gustaban sin tener que lidiar con un papel?

Siempre he tenido curiosidad por ver cómo funcionaban los aparatos que andaban por casa, pero las cámaras fotográficas tenían cierta magia, así que cada vez que podía jugaba con la cámara de mi padre, pero no solían dejarme jugar mucho con ellas, ya que los carretes costaban revelarlos, así que me dedicaba a usarlas sin carrete.

Los años pasaron, me enamoré y  fui de viaje a Roma, le pedí a mi amigo Manuel su cámara réflex para hacer fotos del viaje, me encantó la sensación de fotografiar todo lo que nos rodeaba y al volver me compré una igual.

Comenzamos nuestro camino profesional en la fotografía de producto, poco después me casé, y al recibir el álbum y ver las fotos, pude recordar perfectamente las sensaciones vividas el día de mi boda. Tras ver las maravillosas fotos que me hicieron y sentir lo que trasmitían, despertó en mí el interés por la fotografía de boda y las ganas de poder conseguir hacer sentir a otras parejas las mismas sensaciones que yo viví.

Así que tras mucho estudio, práctica y dedicación nació este proyecto.

Nuestra Filosofia

Nuestra Filosofia

Nuestra Filosofia

IMG_9559

Lo más importante para nosotros es captar todas las emociones, sentimientos, momentos y detalles de vuestra boda, piezas con las que contaremos vuestra historia.

¿Qué es lo que más importa a nuestros novios? la respuesta siempre es la misma: “captar el alma de la boda, los nervios que sentimos, la alegría que se respira entre todas las personas que nos acompañan, el amor que sentimos entre nosotros y la diversión que habrá en la gran fiesta que será nuestra boda “.

 

Tenemos una cosa clara, los protagonistas sois vosotros y vuestros invitados, por lo que intentamos pasar desapercibidos, pero atentos en todo momento a lo que ocurre.

Siempre trabajamos juntos, para ofrecer dos puntos de vista complementarios y dar rienda suelta a nuestra creatividad.

 

Os daremos un trato personalizado, que empieza desde el primer momento en que nos contactáis, por ello solo realizamos un número limitado de bodas al año.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies se utilizan para realizar análisis de la web y ayudan a mejorar este sitio. Más detalles aquí: política de cookies

ACEPTAR